La primera vez que un niño encuentra pornografía en internet es a los 8 años según el estudio ‘Nueva pornografía y cambios en las relaciones interpersonales’.

Otro dato relevante, recogido por el índice Álexa, indica que las páginas pornográficas reciben más visitantes al mes que Netflix, Amazon y Twitter juntos. Entre los vídeos más vistos se encuentran aquellos con mayor índice de contenido vejatorio y violento contra las mujeres.

Estos datos muestran la urgencia de preguntarnos de qué manera influye la pornografía en la educación sexual de quienes la ven y cómo se normaliza la violencia en las plataformas de «entretenimiento».

Durante la sesión analizamos el mundo de la creación (la música, los videoclips, el cine, las series, la pornografía o la publicidad) para ver cómo se construyen los mensajes de desigualdad en la sociedad actual y cómo se transmiten de manera diferencial si se dirigen a público femenino o masculino. Realizamos un repaso histórico al contexto español de los años 60 y la liberación social para finalizar con un debate en el que tuvimos oportunidad de cambiar perspectivas y puntos de vista sobre la pornografía y  los estereotipos de género.

En los medios: