Se genera un espacio para mejorar las relaciones sociales, la autoestima, la confianza, las redes de apoyo y el autoconocimiento de las participantes. Un lugar de cuidados para que las mujeres puedan reconectarse consigo mismas y con sus capacidades, desarrollando habilidades de comunicación con las demás desde el respeto y la valoración personal.

Durante las sesiones se guiaron distintas dinámicas enfocadas en generar un cuestionamiento sobre el papel que ocupa cada una de ellas en la sociedad y el reconocimiento de sus capacidades y experiencias. En la segunda sesión se trabajó de manera colectiva en cuáles son los mecanismos que obstaculizan la participación efectiva de las mujeres rurales y cómo facilitarla y promoverla.

La tercera sesión estuvo centrada en la mejora de las relaciones sociales, la autoestima, la confianza, las redes de apoyo y el autoconocimiento de las participantes. Se generó un lugar de cuidados para que las mujeres pudieran conectarse consigo mismas y con sus capacidades, desarrollando habilidades de comunicación con las demás desde el respeto y la valoración personal.

Se trabajaron técnicas inspiradas en la metodología educativa de Paulo Freire y Augusto Boal; ejercicios de risoterapia, y distintas formas de expresión artística que nos permitieron guiar el autoconocimiento y mejorar las redes de apoyo de las participantes.