Las zonas rurales de España representan el 90,7% de territorio español, solo vive en ellas el 26,1% de la población (INE, 2017) y la presencia de hombres es mayor. Las mujeres rurales son las eternas trabajadoras olvidadas. Sobre todo si hablamos de quienes realizan las tareas domésticas y de cuidados en los hogares propios y ajenos, a menudo articuladas en asociaciones de ‘Amas de casa’. Aumentar la participación y la representación en puestos de responsabilidad y decisión económica, social y política e incrementar su presencia en procesos de desarrollo rural es imprescindible.

La ‘Escuela de participación social de mujeres rurales’ es por lo tanto una propuesta formativa para que las mujeres rurales fortalezcan sus capacidades como sujetas políticas y participen de manera activa en el espacio público.