Estamos trabajando desde el mes de marzo con un grupo de mujeres desplazadas por el conflicto armado en la localidad de San Jacinto. La Liga Internacional de Mujeres por la Paz nos facilitó el contacto con esta comunidad ya que ellas llevan más de una década trabajando en la zona.

Realizamos un trabajo de empoderamiento femenino con la intención de dotar a las mujeres de poderes vitales que les garanticen una vida igualitaria y libre de violencias.

Trabajamos con ellas el derecho al tiempo y el espacio propio; el derecho a la no servidumbre; el derecho a que sean la prioridad para sus propias vidas; el derecho a poseer bienes y disfrutarlos; el derecho a compartir las responsabilidades familiares; el derecho sexual y reproductivo; el derecho a la calidad de vida y bienestar; el derecho a la autonomía y a la libertad; el derecho a no vivir para otros; el derecho a no ser propiedad de otros; el derecho a tener y a contar su historia, en definitiva, el derecho a la calidad de vida.

El poder económico es uno de nuestros pilares para que ellas alcancen su autonomía e independiencia. Con este objetivo, realizamos un análisis de los saberes, herramientas y recursos con los que contamos de inicio en la comunidad para poder arrancar las pruebas de un proceso productivo.

El resultado ha sido la HARINA DE YUCA.

Nuestra harina se obtiene a partir de raíces sanas y frescas que son limpiadas, peladas, desmembradas, trituradas, molturadas, secadas, molidas y tamizadas. Las raíces de yuca con las que trabajamos tienen máximo dos días desde su cosecha.

El resultado es una harina con una textura fina, un sabor neutro, un color perla y solo contiene la yuca. No le adicionamos ningún conservante ni añadido.

BENEFICIOS DE LA HARINA DE YUCA

La harina de yuca es libre de gluten y con bajo contenido en grasa, baja en calorías y en azúcares, por lo que es una buena alternativa para personas celíacas, con diabetes, hipertensión o con el colesterol alto. También puede ser consumida por personas con sistemas o trastornos digestivos sensibles (intestino irritable o colon irritable) por su fácil digestión.

Queremos apostar por esta harina como sustitutiva a la de trigo ya que casi todas las harinas de trigo son enriquecidas y blanqueadas. Tienen menos nutrientes, les añaden sustancias y contienen gluten. Nuestra harina de yuca, sin embargo, está libre de carbohidratos refinados e ingredientes sintéticos.

La composición de la harina de yuca es de aproximadamente 60-65 % de agua, 20-31% de carbohidratos y menos del 2% de proteína y grasa.

¿PARA QUÉ SE PUEDE UTILIZAR?

  • La harina de yuca es estupenda para horneados: galletas, brownies, panqueques, tortas, etc.
  • Tiene excelentes resultados si la empleados como espesante para la elaboración de salsas o de coladas.
  • Se comporta de manera extraordinaria (buena noticia para las personas celíacas) en la elaboración masas de crepes y de pizza
  • Resulta una buena opción para la realización de hamburguesas o de tempuras.

PROCESO ARTESANAL Y DE EMPODERAMIENTO

El procedimiento es 100% artesanal y lo realizamos junto al grupo de mujeres desplazas por el conflicto armado con las que trabajamos en San Jacinto (Montes de María).

Además, asisten a la sesiones jóvenes de la comunidad que están aprendiendo nuevos saberes y capacitaciones.

 

3 thoughts on “San Jacinto (Montes de María)

  1. De donde provengo la yuca está presente en casi todos los platos típicos del país, así que la he comido en grandes cantidades desde que nací. Es deliciosa, especialmente frita. También la convierten en harina para hacer tortillas y panes.

  2. Hice unas arepitas de yuca como la hacemos en la República Dominicana, con huevo y anís, muy rica en hidratos de carbono, ayuda a la flora intestinal, y además, puede ser consumida por personas con intolerancia al gluten.

Deja un comentario