Realizamos un ‘Laboratorio de ideas’ en Palomino. La intención de este primer taller era la búsqueda de alternativas al modelo económico de trabajo al que tanto tiempo dedicamos en nuestras vidas.

Realizamos un diagnóstico previo en la población y nos dimos cuenta de que las mujeres tenían mayores dificultades para acceder al mercado laboral y que cuando lo hacían, estaban muy mal pagadas.

Por ello, a raíz del trabajo previo que se estaba realizando en la comunidad de la vecindad ‘La Sierrita’ decidimos convocar a las vecinas a una primera sesión.

Analizamos qué herramientas y saberes había en el grupo para desarrollar un proyecto de autoempleo y así apostar por la autonomía económica.

En el ‘Laboratorio de ideas’ una de las vecinas compartió con el resto sus saberes sobre la elaboración de aceite de coco. Así surgió la propuesta de organizarnos como comunidad para la producción de aceite de coco extra virgen.

El resultado de este laboratorio ha sido la creación de uno de los productos que comercializamos para la autogestión del proyecto: El aceite de coco.