Betsabé Espinal, primera huelga laboral de mujeres

Betsabé Espinal lideró la primera huelga laboral de mujeres en Colombia. Participaron 400 obreras de la Fábrica Textil de Bello en la que trabajaba.

¿QUIÉN ERA BETSABÉ ESPINAL?

Marí­a Betsabé Espinal, también conocida como Espinosa o Espinoza, nació en Bello (Antioquia), Colombia el 25 de septiembre de 1896 y falleció en Medellí­n el 6 de noviembre de 1932.

Partida de bautismo de Marí­a Betsabé Espinal:
En la iglesia parroquial de Bello, a nueve de diciembre de mil ochocientos noventa y seis, Yo el cura párroco que suscribo, bautisé solemnemente a una niña de ochos dí­as de nacida, a quien nombré Maria Betsabé, hija natural de Celsa Espinal, vecina de esta parroquia. Abuela materna Maria Espinal. Fue su padrino Luis Maria Agudelo, a quien advertí­ el parentesco y obligaciones que contrajo. Doy fé
Juan Pedro Marchetti, cura.

Betsabé Espinal era hilandera en una de las empresas de la pujante industria antioqueña de comienzos del siglo XX, la Fábrica de Tejidos de Bello y tení­a 23 años cuando se convirtió en una de las lí­deres sindicales que dirigieron la primera huelga de obreras de Colombia en la Fábrica de Tejidos de Bello del 12 de febrero al 4 de marzo de 1920. Se considera que fue la primera vez que las mujeres se organizaron para reclamar sus derechos laborales en Colombia.

Además de las reivindicaciones salariales y la petición por un recorte de la jornada laboral a diez horas, se exigió respeto por las mujeres y que se les garantizara el derecho a no ser chantajeadas sexualmente por los capataces de la empresa.

¿Cí“MO FUE LA PRIMERA HUELGA DE MUJERES EN COLOMBIA?

El 12 de febrero de 1920 varias obreras decidieron irrumpir su labor para iniciar lo que serí­a la primera huelga de mujeres en la historia de Colombia. 400 mujeres decidieron parar para exigir igualdad de salarios, la desaparición de las multas, la reducción de horas laborales y la posibilidad de trabajar con zapatos ya que se les exigí­a hacerlo descalzas.

Las multas podí­an ser por enfermar sin previo aviso, distraerse en el trabajo, rechazar propuestas sexuales o por cualquier otro motivo que le pareciera al encargado.

También pedí­an respeto ya que eran constantemente acosadas por sus jefes y compañeros.

Betsabé y otras compañeras fueron a Medellí­n para hablar con la gobernación y contar sus demandas en las sedes de los periódicos El Espectador, el Correo Liberal y El Luchador.

Un cronista de El Espectador escribió: “Honor a esos cientos de mujercitas que han tenido la locura galante y fértil de confrontar la resistencia y furia del capital, sin más equipaje que una buena porción de rebelión y dignidad… Cómo no secundarlas si son heraldos de una provechosa transformación social, si pueden ser las primeras ví­ctimas ineludibles de toda revolución que se inicia”

La huelga duró 21 dí­as. En Medellí­n se conformó un Comité de Socorro para sostener a las huelguistas y el 4 de marzo se aprobaron todas sus exigencias:

-Se acordó un aumento salarial del 40%  

-Se reguló el sistema de multas

-Se redujo a 9 horas diarias la jornada laboral

-Se aprobó la posibilidad de trabajar con calzado

-Se despidió a varios capataces que habí­an abusado de las trabajadoras.

El mismo cronista escribirí­a “El triunfo de esta causa ha sido, pues, completo. Por eso batimos nuestras palmas entusiastas a esas heroicas y viriles mujeres de Bello, que han dado un altí­simo ejemplo de valor a Medellí­n, a Antioquia y a Colombia”.

Esta huelga sirvió de referente a otras futuras que se realizaron como el paro de 1929 de las 186 obreras de la fábrica Rosellón (Envigado, Antioquí­a), el movimiento de las capacheras y telefonistas de Bogotá y otras muchas otras que se sucederí­an desde entonces.

MEJORES FRASES DE BETSABÉ ESPINAL

“Esto no puede seguir muchachas. Tenemos que parar esa práctica que lastima nuestra intimidad..; se nos está llenando la taza. No más, no más muchachas. Unámonos”.

¿Cí“MO MURIí“ BETSABÉ ESPINAL?

En el libro ‘Betsabé Espinal. Liderazgo fugaz trascendental’ de Carlos Enrique Uribe Restrepo se recoge la siguiente historia: «Aprovecho para contarte la triste historia de la muerte de Betsabé ocurrida en Medellí­n el 16 de noviembre de 1932 cuando tení­a 36 años. Ella viví­a en una pequeña casa en la carrera Villa calle 41, con calle 41 San Lorenzo con Paulina González y era directora del taller en la sección textil del Patronato de Obreras de Medellí­n, y por ello es que hice en detalle un relato sobre él. La prensa de la época (Heraldo de Antioquia, La Defensa) lo reportaron. Y logré encontrar la casita y fue muy hermoso cuando una anciana nonagenaria, Doña Gabriela Arenas en 2010 me relató su muerte. Ella madrugó, con su cabello mojado aún, habí­a unos cables de energí­a en el suelo, los tomó en sus manos y se electrocutó. El mismo dí­a fue enterrada en Bello».

Published by

Irene Piedrabuena Merino

Estudié Periodismo y Comunicación Audiovisual con el objetivo de visibilizar aquellas historias y biografí­as de personas valientes que trabajan por un mundo igualitario y con justicia social. Después de trabajar durante siete años en el sector público y privado decidí­ iniciar un viaje hacia Colombia donde aprendí­ y me formé en procesos de paz, empoderamiento femenino y construcción comunitaria. Estaba dando clases de prevención de la violencia en un colegio ubicado en una vereda de Guayatá, Boyacá y comencé a imaginarme un mundo más justo y solidario, igualitario, sostenible y lleno de cuidados. Pensé en la palabra Pachamama y jugué con ella hasta dar con Mamachama. Mamachama representa para mí­ ese mundo hacia el que tantas personas caminamos y la herramienta que tengo para construirlo, poco a poco.

5 thoughts on “Betsabé Espinal, primera huelga laboral de mujeres”

  1. Increí­ble la historia de Betsabé Espinal, su imagen le hablaba de rebeldí­a, de una mujer adelantada a su época de la que apenas sabemos nada, excepto que fue hija de una madre soltera y que lideró la primera huelga feminista de Colombia. En el eje cafetero colombiano, se convirtió en la lí­der sindical de obreras que alborotaron las calles de Medellí­n en 1920.Sus gritos feministas desafiaron el estatus quo de la época, bajo el que resultaba inconcebible un paro de mujeres.

    1. Muchas gracias por tu comentario. Es cierto que se sabe aún poco sobre ella. Esperamos que cada vez haya más investigaciones y estudios sobre su vida. Puedes buscar un libro que se llama ‘Betsabé la Natural’ fue publicado en 2013. Un saludo y gracias por llegar aquí­ y comentar 🙂

  2. Me emociona y orgullece saber de esta pionera gracias a este espacio. Compartí­ este material con mis estudiantes porque no podemos permitir que el olvido borre de los anales de la historia, la valentí­a de mujeres como Betsabé. Mil gracias por este encuentro y este bello material. el ví­deo es precioso. Seguí­ consultando y eso me llevo a otra producción bellí­sima de Teleantioquia que se llama #Más allá del tiempo, Betsabé Espinal. Gracias infinitas.

    1. Buenas, Mónica. ¿Cómo estás? Nos alegra mucho que este contenido haya sido útil para compartirlo en clase 🙂 ¡Muchas gracias por escribirnos y contarnos la historia! Muchas gracias también por la producción que compartes y que veremos con mucho gusto.

  3. Agradezco enormemente este blog porque me permite en mi vocación docente, darle a conocer a mis estudiantes, personajes como esta pionera y me posibilita el no dejar que esta guerrera quede borrada de los anales de la historia. Gracias Irene por facultarnos la curiosidad. Seguí­ indagando y me encontré con otra producción bellí­sima sobre esta excepcional mujer: #MásAlláDelTiempo: Betsabé Espinal. Gracias totales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *