La pobreza tiene un impacto específico y severo en la vida de las mujeres. Su posición desigual dentro de la sociedad significa que tienen menos poder, dinero, tierra, protección ante la violencia y acceso a la educación, la sanidad y los espacios políticos.

Según datos de Naciones Unidasel 60% de las personas que pasan hambre en el mundo de forma crónica son mujeres y niñas. Ellas constituyen dos terceras partes de los casi 800 millones de analfabetos (cifra que no ha cambiado en las últimas dos décadas), ingresan de media un 60% menos que los hombres, poseen menos de un 20% de la tierra cultivable (a pesar de que más de 400 millones de agricultoras producen la mayoría de los alimentos que se consumen en el mundo) y sólo un 50% de las mujeres en edad de trabajar tienen un empleo, frente al 77% de los hombres.

Además, las mujeres asumen a diario un trabajo invisible que no está reconocido ni remunerado: el de los cuidados. En una encuesta sobre el uso del tiempo, las mujeres dedican cinco horas diarias a actividades de cuidado, frente a la cifra de los hombres, que es de una hora y 50 minutos.

En Colombia, las mujeres rurales han vivido décadas de inseguridad, conflicto armado, desplazamiento, acoso sexual y muchas otras dimensiones de violencia que complican aún más el desarrollo de una vida autónoma e igualitaria.

Nuestro programa de empoderamiento femenino se acompaña del desarrollo de procesos productivos que permitan a las mujeres generar su propio empleo de manera respetuosa con el entorno.

Mamachama acompaña el desarrollo del proceso productivo comunitario y artesanal y, además, se convierte en plataforma de venta y distribución de los productos.

Actualmente tenemos los siguientes procesos productivos en marcha:

 

 

Envíos a domicilio

Realizamos envíos a domicilios de los productos que desarrollamos en los procesos productivos, puedes contactarnos en el +57 3005631045 
o por whatsapp al +34 676136303.

Deja un comentario