Las TIC han traído consigo una nueva era con grandes implicaciones no sólo tecnológicas sino también sociales. Sin embargo, existe aún un gran porcentaje de la población que no tiene acceso a ellas. Una cifra que aumenta si hablamos de mujeres.

La brecha digital de género

Las desigualdades estructurales actuales hacen que existan mayores barreras en el acceso de las mujeres a las TIC y que por lo tanto se las excluya del gran potencial que tienen estas mismas para su participación social y laboral.

La alfabetización digital

La alfabetización digital (Conocimientos básicos en el uso de las TIC, manejo de herramientas de comunicación, participación y gestión de la vida diaria y creatividad, formación y emprendimiento a través de las TIC) por parte de las mujeres rurales contribuye directamente a disminuir las brechas digitales de género, especialmente si dichas competencias se refieren al aumento de la confianza y seguridad de las mujeres en las TIC, fomento de la participación social y política de las mujeres rurales a través de las TIC y gestión de la vida diaria, aspectos donde las diferencias entre hombres y mujeres son más acusadas.

El objetivo principal del programa es:

    1. Capacitar en TIC a mujeres de diferentes contextos desde una metodología participativa con enfoque de género.
    2. Facilitar la inclusión digital de las mujeres, reduciendo la brecha de género.
    3. Promover el empoderamiento de las mujeres a través de la utilización de las herramientas TIC de comunicación y participación social.
    4. Promover la autonomía de las mujeres a través de la incorporación de las TIC en su vida cotidiana.
    5. Analizar la situación de mujeres y hombres en relación a la sociedad de la información en el entorno en que trabajan y viven.

La formación en habilidades TIC de mujeres rurales es un requisito imprescindible para favorecer su empoderamiento y para contribuir a fijar población al territorio.